Es crucial entender que las habilidades que desarrollamos en nuestros equipos no son estáticas, sino que evolucionan con el tiempo